credibilidad: 4,60
posición: 1 / 197

Algunos se extrañarán con esta afirmación, ya que el concepto de mala suerte se suele asociar a una "fuerza extraña", "energía maléfica" o cualquier otro causante de las desdichas. Sin embargo la explicación es mucho más científica que esotérica. Con unas simples matemáticas de instituto encontramos la respuesta.

Sin necesidad de que exista ninguna causa especial, la teoría de la probabilidad nos da la explicación de este fenómeno. Si clasificamos todos y cada uno de los acontecimientos que nos ocurren en nuestra vida de forma casual como buenos o malos y con una puntuación de 0 a 10, podemos simplificar quedándonos sólo con aquellos de valor 5 o superiores, tanto si son considerados buenos como malos. Por ejemplo, cuando encontramos pareja, trabajo, hayamos dinero en la calle, nos roban, etc. Una persona, a lo largo de su vida puede llegar a experimentar varias o muchas situaciones de este tipo. Lo habitual es que se sucedan de forma más o menos equilibrada, a veces positivas y otras negativas, como cuando se lanza una moneda al aire y obtenemos cara o cruz. Los cálculos probabilísticos para que a una persona le salga todo bien o todo mal, son los mismos que conseguir que salgan muchas caras seguidas o muchas cruces en una sucesión de tiradas. Para obtenerlo, simplemente debemos repetir el experimento muchas veces. Sólo una de cada muchas mostrará una serie de acontecimientos sólo positivos o sólo negativos, lo mismo que sólo caras o cruces. En un mundo con unos 6854 millones de personas, cada una de ellas somos una sucesión de este tipo de acontecimientos. Con estas circunstancias no es sólo posible, es inevitable encontrar este tipo de situaciones. Eso sí, no depende de ningún tipo de magia, fuerza oculta o energía, simplemente se trata de una característica o curiosidad matemática más. Como un número de lotería más, es difícil sacarlo pero está dentro del bombo y por desgracia, a alguien le tiene que tocar.

tot. a favor: 3
Regístrate y participa